2 jun. 2017

Lo que quería

Quería tomarla de la mano y recorrer nuevos caminos a su lado.
Quería besar sus labios cada que la tuviera cerca y embobarme en el profundo mar de sus ojos.
Quería verla feliz y emocionada platicándome de su día.
Quería para ella mis momentos de alegría.
Quería sentir su cuerpo junto al mío entregándonos al amor.
Quería alcoholizarme con ella y hacer estupideces inmaduras y divertidas.
Quería los desayunos cursis.
Quería amarla así como aún lo hago y en cada caricia entregarle mi amor.

Pero aún con la inmensidad de mis ganas, al final, ella no quería estar contigo.

9 abr. 2017

Mi vida después de ti

Quería terminar contigo, buscaba con ansias poder ponerle fin a esa relación que no tenía ni pies ni cabeza.
Y entonces, cuando hablé contigo, todo cambió, y ya no quería terminar, al contrario, quería poder meterme en tu cabeza y hacer que aceptaras quien soy, y que entendieras como es que esta relación no era para mi eso, y que solo quiero compartir contigo sin compromisos ni rollos complicados.
Fue así, que de mi boca la articulación cambio y decidí que nos daríamos un tiempo, que esto era una pausa, un tiempo fuera donde lo único que yo estaba buscando era que algún ente hiciera eso que no pude y se metiera en tu cabeza para hacer que quisieras estar conmigo en el modo en el que yo quiero.
Egoístamente contemple mi obra y vi que era buena.
Tenía para mi, un descanso de todos los conflictos, y positivamente un posible reencuentro en una nueva modalidad y con muy buenas expectativas.
Egoísta, nuevamente, pero por primera vez, tratándose de convivencia en pareja.
El destino nos juega las cartas en las maneras menos esperadas, y al contrario de lo que esperaba de esta pausa, la que ha cambiado lo que busca soy yo.
Mi tiempo sin ti se ha vuelto un descubrimiento de una yo que no conocía, me ha enseñado a ser valiente y reconocerme aún más por quien soy, tratando de aceptarme con más firmeza y a no dejarme flanquear por las adversidades.
He vivido el sexo desde una perspectiva diferente y he extrañado tu cuerpo por razones que no creía sucederían.
Tengo nuevos cómplices en mi vida, seres que aceptan estar ahí sin los compromisos ni conflictos relacionales, y también nuevos enemigos, nuevos problemas que me han movido de mi vida planeada y hecha en la forma en que estaba concebida.
Mi vida sin ti, es la vida que quiero vivir, con esa libertad y tranquilidad en la toma de mis decisiones.
Y no es que no te vea como participe de mis alegrías, sin embargo, veo tus hermosos chinos y esos ojos que me enamoran como otro cómplice de mi vida, sin las restricciones ni complicaciones de la relación por si misma.
Anhelo poder abrazarte, besarte y hacerte torcer de placer.
Quiero verte, quiero hablarte, quiero ser de ti por un instante.