14 dic. 2010



Apareciste, tropezaste y te detuviste frente a mi sencilla, rutinaria y extraña vida. Sin esperarte, sin desearte en conciencia, odiando tu presencia, llegaste y no te fuiste, permaneces y desearía que fuera en ausencia esa presencia para no complicar mi existencia.

Destrozas mi barrera, aceleras mi corazón, derrumbas mis ilusiones y despiertas los sueños que alguna vez sepulté.

Sonríes, me miras, me abrazas y cuando estas a punto de besarme... me siento deshacer.

Eres tan predecible para mi, que me enamoré al saber lo que harías sin que lo hubieses hecho aún. Me enamoré de las cosas que aún no haces, y cuando las haces, me haces estremecer en placer.

Me olvido de todo al estar a tu lado, me siento feliz, y me da miedo pensar que sea solo el instante, los nervios me invaden al saber que puede ser solo una tonta ilusión de momento, y que al final, no existirá un sentimiento mas fuerte por ti.

¿Me enamoré? ¿Me ilusioné? ¿Desvarié? ¿Me equivoqué? ¿Llegaste? ¿Te irás? ¿Me iré?

No hay comentarios:

Publicar un comentario