10 abr. 2015



Quiero callarme.

El silencio jamás devoró a alguien, así es que enmudesco, sonrió y te beso en el cuello.

Te muerdo para no pensar, te araño para castigarme en ti, ahogo mis gritos en tus piernas, y dejo fluir la pasión que aprisiona la razón.

Porque nada es racional, pero tampoco algo solo carnal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario