29 dic. 2015

Cayendo al charco

Me enamoré, de sus cabellos chinos, sus labios gruesos y sus claros ojos.

Me enamoré como cuando caes a un charco.

¿Has vivido la sensación de caer a un charco?

Fue así, el sentimiento encontrado de querer reír por lo cómico de caer y el coraje de caer por andar con la premura del camino, dar un mal paso y caer.

Me enamoré...

Me enamoré, de sus cabellos chinos, sus labios gruesos y sus claros ojos verdes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario