15 feb. 2016

Extrañándote

Extrañarte es complicado, es lo más difícil de nuestra historia juntas.
Y es que lo complicado llega cuando analizo el motivo del porque te extraño y es cuando la cabeza entra en razón, entonces me doy cuenta que no te extraño.
Estoy a las 3:15 de la mañana con insomnio desde hace muchas horas atrás pensando en ti, pensando en las cosas bonitas que vivíamos, buscando en mi mente los momentos en los que cuando estábamos juntas me sentía feliz.
Desde hace varios días atrás, me doy cuenta que me gustaba mucho que cantáramos, que riéramos en el carro, o en casa, con la música, y cantábamos y reíamos y teníamos miradas que se conectaban.
Estaba aquí en mi cama y no dejaba de extrañarte. Entonces cuando mi cabeza quiso darle una respuesta al "extrañamiento" que siento... - de verdad me encantaría que estuvieras aquí en la cama a mi lado -
Mi razón me dijo que no iba a ser lo que yo estaba imaginando en mi cabeza, porque entonces sí vas a estar aquí, pero dormida, roncando, de malas porque tenía la luz prendida para estar leyendo, o me hablarías cuando te dieras cuenta que no me podía dormir, y me quitarías el teléfono con tu frase molesta: duérmete, y que cuando hubiera querido acercarme inquietantemente te hubieras quitado.
Así es como me doy cuenta que extraño la ilusión de lo que algún día fue, pero si lo analizo, nunca fue, no recuerdo una noche viviendo en nuestra propia casa donde me permitieras tener una linda noche, la única ilusión que te queda fue cuando tuvimos esos meses viviendo en casa de mis papás, ahí sí teníamos lindas noches y creo que era porque no te quedaba de otra, de otra manera no cabríamos en la cama en cuanto más espacio tuvimos, te alejaste y te fuiste alejando poco a poco.
Extraño la ilusión de lo que fue, y a veces la ilusión de algo que nunca fue, pero que en mi mente existía.
He estado analizando acerca de que era lo bonito de viajar contigo (estos y más análisis como tarea de la terapia), que era lo bonito de ir a una reunión juntas...
Lo único que hasta el momento he logrado mantener como bonito en mi memoria ha sido eso, la música. La música y las miradas.
¿Qué pasó con todo lo demás? ¿qué otras cosas bellas? ...
Hoy en la reunión con mi familia estaba sentada y me puse a pensar cómo sería si estuvieras ahí, en realidad no había nada más que la música, no platicábamos, no teníamos algo.
Y aún con tantas cosas claras en la cabeza, sigo diciendo te extraño y te extraño mucho, tanto que me duele.
El análisis dice que lo que me duele es tener tantas respuestas de golpe y saber que siempre las tuve pero no las quise ver.
Como si siempre hubieses sido una ilusión...

No hay comentarios:

Publicar un comentario